La importancia del control de la contaminación en la industria alimentaria

El consumo de alimentos y bebidas constituye un aspecto esencial de la vida cotidiana para todos. Sin embargo, pocas personas contemplan el origen y las condiciones deproducción de los alimentos y la necesidad de controlar la contaminación en la industria alimentaria. Esto impone a los fabricantes de alimentos y bebidas la obligación sustancial de mantener entornos libres de contaminación en sus instalaciones de producción, envasado y almacenamiento.

Por desgracia, no son infrecuentes los casos de control inadecuado de la contaminación en la industria alimentaria. Las recientes retiradas de productos de Ferrero y Tesco subrayan esta preocupación. Un brote de salmonela entre niños pequeños provocó la retirada de los huevos de chocolate «Kinder Sorpresa» y el cierre temporal de una de las fábricas de Ferrero para su investigación. Del mismo modo, Tesco tuvo que retirar de las estanterías sus galletas digestivas sin gluten debido a una posible contaminación por metales. Estas retiradas pueden dañar gravemente la reputación y la estabilidad financiera de una empresa. Además, los alimentos contaminados plantean importantes riesgos para la salud y la seguridad de los consumidores.

Diferentes tipos de contaminación en la industria alimentaria

La contaminación puede manifestarse en varias fases del proceso de producción de alimentos y bebidas, que abarcan la fabricación, el envasado, el almacenamiento y el transporte. Un artículo en
Revista Nutritional Outlook
identifica tres tipos prevalentes de contaminación en la industria de alimentos y bebidas:

  1. La contaminación cruzada surge cuando se fabrican varios tipos de productos en la misma instalación. Esto suele deberse a una esterilización incorrecta del equipo o a una segregación inadecuada de las zonas de producción.
  2. La contaminación por partículas se produce cuando partículas visibles o invisibles se infiltran en espacios críticos. Estas partículas pueden ser introducidas por el personal, como partículas de piel, pelo o ropa. Además, las partículas suspendidas en el aire, como el polen, las esporas y los ácaros del polvo, pueden contribuir a la contaminación.
  3. La contaminación microbiana se produce cuando los microorganismos, incluidas las bacterias, el moho, los hongos, los virus y las toxinas, comprometen los productos alimenticios y las bebidas. Esto puede atribuirse a prácticas higiénicas deficientes, a una manipulación inadecuada de la carne cruda o a temperaturas de almacenamiento subóptimas.

Estrategias de control de la contaminación

Abordar estos problemas de contaminación es primordial para cualquier establecimiento de alimentos y bebidas. Para mitigar los riesgos de contaminación, se pueden emplear varias estrategias:

  • Implantación de sistemas de filtración de aire y protocolos de zonificación
  • Formación exhaustiva del personal en procedimientos adecuados de higiene y uso de batas
  • Higienización rigurosa durante la entrada y salida de las zonas críticas
  • Limpieza a fondo de la maquinaria y mantenimiento continuo
  • Adopción del pavimento Dycem

Prevenir la contaminación es mucho más rentable que afrontar sus posibles consecuencias en un entorno de fabricación de alimentos y bebidas.

Cómo puede ayudar Dycem a controlar la contaminación en la industria alimentaria

Dycem ofrece una solución de control de la contaminación crucial para estas instalaciones. Un 80% sustancial de los contaminantes entran en las zonas críticas a través del calzado y las ruedas, por lo que es imprescindible un control eficaz a este respecto.

El suelo de Dycem, intrínsecamente adhesivo, frustra hasta el 99,9% de la contaminación por partículas de pies y ruedas, salvaguardando las zonas críticas. Su elevada energía superficial captura y retiene además hasta el 75% de las partículas suspendidas en el aire, reforzando la prevención de la contaminación.

Todos los productos Dycem integran la tecnología antimicrobiana Biomaster, que aprovecha la tecnología de iones de plata para inhibir el crecimiento de más de 50 microorganismos por contacto, entre ellos Salmonella, E. coli y Listeria.

El suelo Dycem está disponible en opciones personalizables y varios colores, como rojo y verde, lo que facilita las estrategias de zonificación para diferenciar las zonas de «alto riesgo» y «bajo riesgo» para el personal.

Destacadas entidades del sector de la alimentación y las bebidas, como Nestlé, Müller, Coca-Cola y Heinz, se benefician de nuestro apoyo. Si el control de la contaminación es una preocupación en tus instalaciones, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestros especialistas en control de la contaminación están deseando discutir tus opciones.

Related Blogs