Los 4 tipos de contaminación alimentaria (y cómo prevenirlos)

El viaje de nuestros alimentos de la granja al plato implica varios pasos importantes para garantizar un producto alimenticio delicioso y seguro. A lo largo de todo el proceso, desde la producción, pasando por la distribución y la transformación, hasta la venta al por menor o el restaurante, es fundamental manipular, transportar y almacenar los alimentos adecuadamente para evitar cualquier tipo de contaminación alimentaria que pueda afectar a su calidad y seguridad en la industria de la alimentación y las bebidas.

Proteger el proceso de producción de alimentos contra la contaminación es de suma importancia. La contaminación puede tener varias consecuencias, desde comprometer la calidad del producto hasta enfrentarse a retos normativos, y la primera línea de defensa para salvaguardar nuestros alimentos está en la fase de fabricación.

Los 4 tipos de contaminación alimentaria

Hay cuatro tipos diferentes de contaminación alimentaria: química, microbiana, física y alergénica. Todos los alimentos son vulnerables a estos cuatro tipos. Los manipuladores de alimentos tienen la obligación legal de garantizar que los alimentos que preparan y almacenan están libres de estos contaminantes para proteger a los consumidores.

No se puede subestimar la importancia del control de la contaminación en la industria alimentaria. La contaminación de los alimentos es peligrosa, con consecuencias que van desde la enfermedad hasta la muerte. Por ello, es crucial comprender los cuatro tipos de contaminación y cómo prevenirlos para la seguridad de los alimentos y de los clientes.

En Dycem estamos comprometidos con el control de la contaminación en la industria alimentaria y de bebidas, con experiencia demostrada en la aplicación de estrategias de contaminación con grandes marcas como Mars.

1. Contaminación química

La contaminación química surge cuando sustancias químicas nocivas se infiltran en nuestro suministro de alimentos. Los culpables habituales son los residuos de los productos de limpieza, los pesticidas de los productos y diversos aditivos químicos. Los residuos de pesticidas, los productos de limpieza y los aditivos alimentarios entran en la categoría de contaminantes químicos.

Los responsables de la preparación y manipulación de alimentos deben dar prioridad a la ausencia de contaminación química en los alimentos que sirven. Para garantizarlo, deben

  1. Asegúrate de que las frutas y verduras se someten a un proceso de lavado para eliminar eficazmente cualquier residuo de plaguicidas.
  2. Utiliza recipientes y utensilios diseñados específicamente para uso alimentario, a fin de evitar la lixiviación de sustancias químicas nocivas en los alimentos.
  3. Sigue estrictamente las directrices recomendadas por los organismos reguladores, como la FDA, para garantizar que el producto entregado cumple las normas de alta calidad y seguridad.
  4. Realiza inspecciones rutinarias del equipo para identificar cualquier residuo químico existente o signos de desgaste.

Las evaluaciones rutinarias de los protocolos de limpieza dentro de tu estrategia de contaminación son cruciales para prevenir la contaminación química inadvertida. 4 Tipos De Contaminación Alimentaria

2. Contaminación física

La contaminación física se produce cuando elementos físicos no deseados, como el vidrio o el plástico, se infiltran en nuestro suministro de alimentos. Las fuentes de estos contaminantes pueden proceder de las materias primas, los envases o incluso los objetos personales dentro del área de producción. Entre los contaminantes físicos habituales están los fragmentos de vidrio, los fragmentos de metal, los trozos de plástico y las astillas de madera.

Puedes evitar la contaminación física

  1. Inspecciona minuciosamente las materias primas en busca de objetos extraños antes de incorporarlas al proceso de producción.
  2. Utiliza herramientas y equipos específicamente diseñados para minimizar roturas y astillas, incluido el uso de equipos de protección individual (EPI) adecuados cuando estés en zonas de producción de alimentos.
  3. Implanta un sólido sistema de control de calidad para identificar y abordar cualquier caso de contaminación física durante el proceso de producción.

La incorporación de estas medidas preventivas sirve como primera línea de defensa en la seguridad alimentaria, bloqueando eficazmente la entrada de contaminantes y manteniendo los más altos niveles de higiene. Esto, a su vez, protege tus productos de cualquier peligro debido a la contaminación física.

4 Tipos De Contaminación Alimentaria

3. Contaminación microbiana

La contaminación microbiana y biológica se refiere a organismos vivos como bacterias y virus que contaminan los alimentos y los procesos de producción. Las causas más frecuentes son los alimentos crudos, como la carne, las verduras sin lavar y las manos sucias.

La contaminación microbiana es la principal causa de los brotes de intoxicación alimentaria. Para evitar este tipo de contaminación de los alimentos, es fundamental seguir unas prácticas de higiene alimentaria estrictas y de alto nivel. Esto implica

  1. Mantener una higiene personal impecable al manipular alimentos o tocar superficies.
  2. Garantizar una cocción completa para eliminar las bacterias nocivas.
  3. Separar los alimentos crudos de los listos para el consumo en todas las fases del proceso de almacenamiento y manipulación de alimentos.
  4. Controlar las plagas y asegurarse de que no están en las instalaciones.

Incorporar estas medidas preventivas a tus estrategias de control de la contaminación reduce significativamente el riesgo de transferencia microbiana. Mejora la higiene general, garantizando que lo que no se ve no comprometa la inmejorable calidad de tus productos.

Con los productos Dycem, como nuestras esteras flotantes, instalados en zonas críticas de sus instalaciones, nuestros clientes tienen la tranquilidad de que los daños por contaminación microbiana se reducen al mínimo. Todos los productos Dycem contienen un Biomaster y un aditivo antimicrobiano activo.

4 Tipos De Contaminación Alimentaria

El 80% de la contaminación entra por el suelo: ¿estás preparado para el reto?



Solicita un estudio del emplazamiento

4. Contaminación alergénica

La contaminación alergénica se produce cuando un alimento que desencadena una reacción alérgica entra en contacto con otro alimento. Por ejemplo, si una superficie utilizada para preparar comidas normales se utiliza después para manipular platos sin alérgenos o si se almacenan cereales en un recipiente que antes contenía frutos secos.

Hay 14 alérgenos denominados, que representan la mayoría de las alergias alimentarias. Esta lista incluye alérgenos como el gluten, los cacahuetes, los huevos, los lácteos y el pescado.

Para las personas con alergias alimentarias, incluso una cantidad minúscula del alérgeno puede provocar una reacción mortal. Por tanto, es esencial prevenir la contaminación alergénica en tus locales. Para conseguirlo, debes

  1. Etiqueta claramente los productos con ingredientes alergénicos.
  2. Establece zonas separadas para procesar productos sensibles a los alérgenos.
  3. Forma al personal para evitar el contacto cruzado durante la producción.
  4. Realiza pruebas periódicas para garantizar la ausencia de alérgenos en el entorno de producción.

Las pruebas periódicas de alérgenos y la validación de los procedimientos de limpieza son esenciales para mantener un entorno de producción seguro y libre de alérgenos.

Los 4 Tipos De Contaminación Alimentaria (Y Cómo Prevenirlos)

Detén la contaminación ahora: Elige Dycem para tu tranquilidad

En la fabricación, la precisión y la seguridad son primordiales. Comprender y abordar los riesgos de contaminación de los alimentos es crucial. La aplicación de fuertes medidas preventivas en los entornos de producción garantiza la calidad y la seguridad del producto. La contaminación puede tener graves consecuencias, desde la retirada de productos hasta víctimas mortales, y afectar a la reputación, la rentabilidad y el rendimiento de los productos de una empresa.

La aplicación proactiva de medidas preventivas no es sólo una salvaguarda; es la garantía de un proceso de fabricación eficiente y resistente. Es un compromiso para suministrar productos que cumplan las normas más estrictas, mitigando al mismo tiempo los riesgos que podrían comprometer tanto la calidad como la seguridad. Ponte en contacto con Dyecm hoy mismo para comprometerte con el control de la contaminación en tu empresa, garantizando no sólo la seguridad de tus clientes, sino el futuro de tu negocio.

Related Blogs