Salas blancas modulares frente a fijas: Diseño de salas blancas

Garantizar la calidad del producto y el cumplimiento de la normativa en industrias como la farmacéutica, la alimentaria, la electrónica y la aeroespacial depende del control de la contaminación. Aquí es donde entran en juego las salas blancas. Las salas blancas proporcionan entornos meticulosamente controlados en los que se minimizan estrictamente el polvo, los microbios suspendidos en el aire, las partículas de aerosol y los vapores químicos.

Al diseñar un sistema de salas blancas, surgen dos enfoques principales: salas blancas móviles, prefabricadas, rápidas (modulares) y fijas. Cada uno ofrece ventajas distintas adaptadas a aplicaciones específicas. Determinar la sala blanca adecuada dependerá de las necesidades de tu empresa y de las normas industriales que haya que tener en cuenta. El presupuesto de instalación de la sala blanca y los plazos del proyecto también pueden influir en el diseño y la construcción de la sala blanca.

 

Sistemas de salas blancas

¿Qué es una sala blanca modular?

Una sala blanca modular es una sala blanca hecha con componentes prefabricados. Crea un entorno controlado adecuado para la fabricación de automóviles, cannabis, atención sanitaria y otras industrias que requieren entornos estériles y sin suciedad. Las salas blancas modulares son independientes e ideales para instalarlas dentro de un espacio existente. En función de los requisitos de tu sala blanca (por ejemplo, la presión del aire dentro de la sala blanca), pueden diseñarse con paredes duras o blandas.

Las salas blancas modulares están disponibles en diferentes clasificaciones y normas ISO. Estas normas determinan el grado de limpieza del aire dentro de la sala blanca. Cuando consideres las especificaciones de tu sala blanca, tendrás que tener en cuenta qué norma necesitas: algunas salas blancas realizan cambios de aire más frecuentes por hora para que el aire esté «más limpio».

 

¿Qué es una sala blanca fija?

Las salas limpias fijas, también conocidas como salas limpias convencionales o «stick-built», son entornos controlados con un nivel muy bajo de contaminación por contaminantes, como vapores químicos, polvo o microbios transportados por el aire. Se construyen in situ utilizando materiales de construcción tradicionales y se convierten en parte integrante de un edificio. Para cumplir la normativa industrial, es importante que el diseño tenga en cuenta que todas las superficies de una sala blanca sean lisas e impermeables, para mantener limpia la sala.

Diseños de salas blancas: Salas blancas modulares frente a fijas

 

Aspecto Sistemas modulares para salas blancas Sistemas fijos de salas blancas
Tiempo de montaje Montaje más rápido gracias a los módulos prefabricados Tiempo de construcción más largo, construido in situ
Escalabilidad Fácilmente escalable. Se pueden añadir o eliminar paredes duras o blandas. Escalabilidad limitada, ya que requiere una amplia construcción
Reubicación Portátil y se puede trasladar si es necesario Una estructura permanente, no diseñada para ser trasladada
Adaptabilidad Muy adaptable en tamaño, disposición y configuración Adaptable a necesidades específicas
Relación coste-eficacia Menores costes iniciales. Permite una inversión gradual Mayores costes iniciales
Durabilidad Bueno, pero puede requerir mantenimiento para su uso a largo plazo Construido con materiales resistentes para una fiabilidad a largo plazo
Rendimiento Adecuado para muchos usos. Despliegue rápido Rendimiento superior para entornos ultralimpios
Estructura Sistema de paredes prefabricadas y modulares Integrado en la infraestructura del edificio. Muy estable.
Lo mejor para Despliegue rápido

Necesidades flexibles o temporales

Normas estrictas

Necesidades operativas a largo plazo

Ventajas de las salas blancas modulares

Las salas blancas modulares, también conocidas como salas blancas móviles, prefabricadas o rápidas, dan prioridad a la flexibilidad y la rapidez de instalación.

He aquí por qué destacan en el despliegue rápido:

  • Montaje e instalación de salas limpias más rápidos: las salas limpias modulares pueden instalarse rápidamente para las empresas que trabajan con plazos de proyecto ajustados. Los módulos prefabricados reducen significativamente el tiempo de construcción en comparación con las salas blancas fijas tradicionales construidas in situ. Esto minimiza el tiempo de inactividad y acelera la finalización del proyecto.
  • Escalabilidad: Las salas blancas modulares están diseñadas para adaptarse fácilmente a las necesidades cambiantes. Los paneles de pared de la sala blanca Hardwall pueden añadirse o retirarse para ajustar el tamaño de la sala blanca, eliminando la necesidad de grandes obras durante la ampliación o reducción.
  • Traslado: Algunas salas blancas prefabricadas móviles están diseñadas para ser portátiles, lo que permite trasladarlas a otro lugar si es necesario. Esto es especialmente valioso si no se necesita una sala blanca permanente o para empresas que trabajan en espacios alquilados.

Más allá de su rápida implantación, las ventajas de las salas blancas modulares son las siguientes:

  • Adaptabilidad: El diseño modular permite ajustar el tamaño, la disposición y la configuración para adaptarse a la evolución de las necesidades de la sala blanca.
  • Rentabilidad: La construcción modular prefabricada suele reducir los costes iniciales en comparación con las salas blancas fijas. Además, la escalabilidad permite a las empresas invertir en espacio para salas blancas gradualmente, según sus necesidades.

Ventajas de las salas blancas fijas

Las salas blancas fijas responden a necesidades específicas con sus características únicas:

  • Personalización: Las salas blancas fijas ofrecen amplias opciones de personalización para cumplir con precisión las normas y requisitos específicos de las salas blancas. Esto los hace ideales para industrias con estrictas necesidades de cumplimiento normativo.
  • Durabilidad: Construidas con materiales resistentes, las salas blancas fijas son conocidas por su fiabilidad y durabilidad a largo plazo. Están diseñados para soportar un uso intensivo y ofrecer un rendimiento constante a lo largo del tiempo.
  • Estructura permanente: Las salas blancas fijas se integran en la infraestructura del edificio, lo que proporciona estabilidad y robustez a largo plazo, aunque limita la flexibilidad de reubicación.
  • Rendimiento superior: En algunos casos, las salas blancas fijas pueden ofrecer niveles de limpieza y prestaciones de control medioambiental superiores a las alternativas modulares. Esto es especialmente cierto para aplicaciones especializadas que requieren condiciones ultralimpias.

¿Cómo puede utilizarse Dycem para mejorar el control de la contaminación en salas limpias?

Independientemente de que elijas una sala blanca móvil, prefabricada, rápida (modular) o fija, incorporar las alfombras de control de la contaminación de Dycem en la entrada es un método estratégico para reforzar tus esfuerzos de control de la contaminación y evitar que entre suciedad en la sala blanca.

Control superior de la suciedad

La exclusiva superficie pegajosa de Dycem atrapa la suciedad y los contaminantes del calzado y las ruedas antes de entrar en la sala limpia, reduciendo las partículas suspendidas en el aire y fomentando un entorno limpio.

Duradero y fácil de limpiar

Las alfombrillas Dycem están hechas para durar, soportando un tráfico intenso y una limpieza regular sin perder su eficacia. Se pueden limpiar fácilmente de acuerdo con tus PNT actuales, lo que las convierte en una solución de bajo mantenimiento.

Adaptable a distintos tipos de salas limpias

Dycem está disponible en varios tamaños y configuraciones, por lo que es adecuado para cualquier entrada de sala blanca, incluidos pasillos y zonas de preparación (salas PAL/MAL). A menudo, las salas limpias tienen zonas adyacentes de batas y vestuarios, que también pueden beneficiarse de las esteras Dycem.

Elegir la solución de sala limpia adecuada

La solución ideal de sala blanca depende de varios factores, como el presupuesto, el calendario del proyecto, los requisitos de flexibilidad, el cumplimiento de la normativa y los objetivos a largo plazo.

Considera estos supuestos:

  • Instalación rápida: Si la rapidez y la flexibilidad son importantes, una instalación modular de sala blanca puede ser la mejor opción, con esteras Dycem colocadas en la entrada para maximizar el control de la contaminación.
  • Normas estrictas: Las industrias con normas de limpieza estrictas y necesidades operativas a largo plazo pueden favorecer la personalización y durabilidad de las salas blancas fijas, sin dejar de beneficiarse de las alfombras de entrada Dycem para capturar contaminantes.
  • Consideraciones sobre costes: Para las empresas con presupuestos limitados o las que buscan soluciones escalables, las salas blancas modulares pueden ser una opción rentable, y las esterillas Dycem ofrecen una forma fiable y asequible de mejorar la higiene de las salas blancas.

Ya sea móvil/prefabricada/rápida o fija, invertir en una sala blanca bien diseñada es esencial para
mantener la calidad del producto, el cumplimiento de la normativa y la satisfacción del cliente en industrias que dependen de entornos de salas blancas. En todos los casos, la incorporación de soluciones de suelo para el control de la contaminación en la entrada desempeña un papel importante en la creación y el mantenimiento de un entorno controlado.

Related Blogs